¿Puedo solicitar la reducción de jornada laboral en mi empresa?

Si en alguna ocasión te has planteado reducir las horas de trabajo para poder dedicarle más horas a estar en familia o a otras obligaciones, debes saber que podrás solicitar la reducción de jornada laboral en tu empresa siempre y cuando la finalidad sea la de conciliar la vida familiar y laboral.

Según el Estatuto de Trabajadores, en el artículo 37.5, podrás pedir la jornada reducida si cumples los siguientes requisitos:

  • Estar en guarda legal de un menor de 12 años o que lo tengas a tu cuidado directo.
  • Si estás al cuidado de algún familiar o de tu pareja sin trabajo o que no pueda valerse por sí mismo.
  • Ser el guarda legal de alguna persona discapacitada que no trabaje.
  • Estar al cuidado directo, continuado y permanente, de un hijo menor de 18 años durante su hospitalización y tratamiento por enfermedad grave que implique ingreso hospitalario de larga duración.

Asimismo, debes saber que la empresa podría limitarte esta reducción de jornada en caso de que dos o más trabajadores solicitaseis este derecho.

Si cumples con alguno de los requisitos mencionados anteriormente tendrás el derecho a pedir la jornada reducida en el trabajo.

La duración máxima de dicho permiso será diferente según la situación en la que te encuentres. La regla general es que la duración máxima de este permiso sea hasta que el hijo o hija cumpla los doce años.

En el caso de reducción de jornada por cuidado de menores afectados por enfermedades graves que requiera hospitalización, el derecho a reducir la jornada laboral se prolonga, como máximo, hasta que el menor alcance los dieciocho años.

En el resto de casos, no existe un límite máximo para disfrutar de este permiso.

Cabe recordar que el derecho a disfrutar de una reducción de jornada laboral por hallarse el trabajador en una de las situaciones previstas legalmente, implica necesariamente una disminución del salario a percibir por el empleado. Dicha reducción se hará de forma proporcional a la reducción de la jornada.

En este sentido, es importante señalar que la reducción salarial afecta no solo al salario base, sino también a todos aquellos complementos salariales que se encuentren señalados en la nómina del trabajador y que supongan una cotización a la Seguridad Social.

Para más información, ¡no dudes en consultarnos!