RAI y ASNEF: ¿cómo afectan los ficheros de morosos?

Te pueden sonar los nombres de RAI y ASNEF, y seguramente no los relacionas con algo positivo. O al menos no deberías. Ambos son dos ficheros de datos, habitualmente automatizados, que reflejan los nombres de las personas físicas y jurídicas morosas. Pueden aparecer por varios motivos. Posiblemente por no haber realizado el pago de una deuda o porque un pagaré haya sido devuelto. Sin embargo, la consecuencia es la misma, un impago.

 

Existen diferentes empresas que elaboran este tipo de registros por dos motivos. El primero, para informar de la solvencia patrimonial. Y el segundo, y más importante, para dar a conocer quién paga y quién deja de pagar sus deudas. Si te encuentras en esta situación, te explicamos en qué se diferencian cada uno de ambos listados, y cómo quitar tu nombre de ellos.

 

¿Qué es el RAI?

Registro de Aceptaciones Impagadas es su nombre completo. Se trata de un fichero de morosos usado por las empresas y grandes multinacionales. En él, se incluye toda información negativa de una compañía, empezando por aquellos impagos superiores a 300 euros y reconocidos como deudas.

De este modo, a través del RAI, cualquier empresa que lo desee puede conocer el total de deudas (letras impagadas, por ejemplo) de otra, así como las fechas en las que se produjeron. Esta información, de cara a quien quiera empezar a trabajar con una nueva empresa, puede influir en su decisión, si esta es una oportunidad o un riesgo. Es una sencilla vía para evitar posibles efectos de morosidad durante el desarrollo del contrato o la colaboración.

 

¿Y el ASNEF?

Es la Asociación Nacional de Entidades de Financiación, e incluye todo tipo de morosos, tanto compañías como particulares. Su gestión está a cargo de la empresa Equifax Servicios sobre Solvencia y Crédito S.L. Lo actualiza gracias a los datos que le aportan los bancos y otras cooperativas de crédito cuando vence el periodo de pago. Asimismo, se puede consultar a través de su web.

En este sentido, y lo que diferencia a este registro del RAI, es que en el ASNEF se incluyen las deudas no pagadas estén aceptadas o no. En otras palabras, podrías aparecer en este fichero por tener una cuota de teléfono sin pagar.

 

¿Cómo se puede entrar en un fichero de morosos?

Para estar inscrito en un fichero de morosos, como el RAI y el ASNEF, deben cumplirse las siguientes condiciones:

  • La existencia de una deuda cierta exigible, vigente e impagada por parte de la persona a la empresa.
  • El requerimiento de pago por parte del acreedor (por ejemplo, una carta de reclamación) sin respuesta de pago por parte del moroso.
  • La deuda debe ser de al menos hace 4 meses.
  • El acreedor de la deuda deberá notificar en un plazo de 30 días el ingreso del impago en dichos ficheros. Si no lo hiciera, estaría cometiendo una sanción grave.
  • La no existencia de prueba documental que anule alguno de los puntos anteriores.
  • El acreedor o quien actúe por su cuenta deberá asegurarse de que concurren todos los requisitos exigidos.

 

¿Qué consecuencias tiene aparecer en ellos?

Cualquier entidad financiera, cuando quiere estudiar la aceptación de un préstamo o crédito, consulta los listados de morosos. De esta manera, las personas físicas o jurídicas que aparezcan en estos registros pueden tener serias complicaciones a la hora de que les acepten la financiación. Pero no es la única limitación. Aparecer entre los mal pagadores puede influir en tus futuras colaboraciones y acuerdos con otras empresas. Si es tu caso, debes tomar medidas para salir de estas listas enseguida.

 

¿Cómo puedo saber si aparezco en el RAI o el ASNEF?

Antes de nada, debes acumular una deuda mínima de 300,51 euros para que tu nombre aparezca en alguno de ambos registros. Y posteriormente, la empresa acreedora debe informarte de forma escrita el reconocimiento de la deuda en un plazo máximo de 30 días.

Si se cumplen ambos requisitos, acceder a esta información es posible a través de tu banco de confianza. No obstante, es posible que por el endurecimiento de las normas de protección de datos, no puedan facilitarte la información solicitada. Por su parte, el fichero RAI es más accesible. Con un formulario y el CIF, se puede saber si la empresa que te interesa se encuentra entre los morosos.

 

Y si aparezco, ¿cómo salgo de ellos?

En el caso que apareciera tu impago en alguna de estas listas, la persona interesada en salir de ellas podrá hacerlo de tres maneras. Por un lado, justificando que no se han cumplido los requisitos formales para estar incluido. Por el otro, que haya pasado el plazo máximo de permanencia en estos ficheros, que ronda los 6 años. Y finalmente, saldando la deuda correspondiente y presentando el justificante que lo demuestra. No obstante, para llevar a cabo cualquiera de estos caminos, deberá ser una vez más el acreedor quien solicite la salida del nombre del registro.

 

Como ves, hay formas de salir de estos ficheros, pero recomendamos no llegar nunca  a entrar en ellos. Ten en cuenta las dificultades que pueden surgir en el futuro, a la hora de buscar apoyos económicos para tus proyectos o bien trabajar con nuevos proveedores y clientes.

 

Si te encuentras en esta situación o quieres tramitar el registro de un impago, contáctanos. Nuestros asesores de Expertus Servicios Empresariales Avanzados te acompañarán en el proceso aconsejándote en cada etapa.