Obligatoriedad de registro de jornada de los trabajadores

El 53,7% de las horas extraordinarias no son registradas en España. Así lo declara la información facilitada por el Gobierno al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Estos datos toman relevancia ahora, cuando a partir del 12 de mayo será obligatorio que las empresas implanten un registro de jornada. Una iniciativa lanzada para conocer las horas trabajadas por sus empleados.

 

Se trata de una cuestión que antes afectaba únicamente a los trabajadores a tiempo parcial. Sin embargo, ahora se extiende a todos. La decisión está recogida en las conclusiones del Abogado General del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre el caso que enfrente a Comisiones Obreras contra Deutsche Bank. “Sin un sistema de cómputo del tiempo de trabajo no existe ninguna garantía de que se respete efectivamente el derecho al descanso de los empleados, recogido en la Carta europea”, expone el abogado.

 

Medidas urgentes contra la precariedad laboral

 

Tras el fallo, el Ministerio de Trabajo ha aprobado un decreto ley. Este incluye medidas urgentes de protección social contra la precariedad laboral, modificando el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores.

 

“La empresa garantizará el registro de jornada diario, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora, sin perjuicio de la flexibilidad horaria existente.”

 

El mismo texto indica que la organización y documentación del registro de la jornada ha de realizarse “mediante negociación colectiva o acuerdo de empresa o, en su defecto, decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores en la empresa”. Todo un registro de datos que, según se refiere este precepto, “la empresa conservará durante cuatro años y permanecerá a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social”.

 

Por un lado, el Real Decreto Ley no establece un modelo oficial o sistema de registro. Pese a ello, sí indica que debe incluir el horario de inicio y fin de cada jornada de trabajo.

 

Sanciones por la falta de registro de jornada

 

La obligatoriedad del registro de jornada viene con sanción para quienes no la cumplan. Se tipifican como infracciones graves en el orden social las derivadas de incumplimientos relativos al registro de jornada. En este sentido, el texto aclara concretamente: “la transgresión de las normas y los límites legales o pactados en materia de jornada, trabajo nocturno, horas extraordinarias, horas complementarias, descansos, vacaciones, permisos, registro de jornada y, en general, el tiempo de trabajo a que se refieren los artículos 12, 23 y 34 a 38 del Estatuto de los Trabajadores”. La multa por infringir esta obligación oscilará entre 626 y 6.250 euros, en función de la gravedad de los hechos.

 

Esta nueva obligación puede crear dudas hasta su activación. Igualmente, el sistema de registro del cómputo de horas trabajado puede verse como un nuevo reto. Para realizar el registro de la jornada correctamente según la nueva norma, no dudes en contactarnos. Nuestro equipo de profesionales analizará tu situación para ofrecerte la solución más adecuada y dentro de la ley.