La felicitación de Navidad como estrategia de negocio

Suenan los villancicos, las calles se iluminan y nuestros emails vuelven a llenarse de felicitaciones de Navidad. En principio deberíamos verlas como algo positivo. Sin embargo, como usuarios y usuarias tenemos cada vez el olfato más fino para detectar los correos comerciales que profesionales y empresas envían con la excusa de las fiestas. Confunden la tradición de mandar Christmas con una campaña de Email Marketing más. Una falta de estrategia por la que pierden una oportunidad sublime para mejorar su branding, fortalecer relaciones con proveedores y clientes, hacer networking y, por último, impulsar ventas.

 

Te invitamos a aprovechar estos días de ilusión y tradición para mejorar los resultados de tu empresa a medio plazo. A continuación, te explicamos cómo convertir el spam navideño en una verdadera estrategia de marketing.

 

  1. Sin estrategia no hay éxito

Algunas empresas mandan sus felicitaciones sin saber por qué lo hacen. Ya sea porque lo han hecho toda la vida o porque les nace desear, recomendamos marcar objetivos en torno a los cuales se planteen acciones de medida. Los resultados serán su pequeño regalo navideño con el que posteriormente podrán sacar conclusiones para mejorar.

Lo más frecuente es conseguir engagement y tráfico, por lo tanto, diseña tu felicitación y tu mensaje para impulsar ambos resultados. Incluye imágenes llamativas y originales, algún vídeo, y enlaces a tu web.

 

  1. Personaliza la felicitación de Navidad al máximo

¿Quién no ha recibido esa felicitación navideña sin personalizar, en 2 o 3 idiomas y de sectores que nada tienen que ver con su profesión? ¿Y quién no la ha mandado directamente a la basura? O peor… la ha marcado como spam.

Procura que no te pase. Para ello trabaja previamente tu felicitación con el cariño que merecen quienes la van a recibir. Esto no implica que crees una distinta por cada usuario. Si bien sería lo óptimo, necesitarías todo un año si cuentas con una gran base de datos.

 

  1. Elimina el contenido comercial

Una felicitación de Navidad debe ser exactamente eso, una felicitación de Navidad. Olvídate de mostrar tus productos y añadir descuentos. Existen otros momentos para ello a lo largo de estas fechas, como el Black Friday. A pesar de ello, no olvidemos que es un email de empresa, y por lo tanto debe tener parte de la imagen corporativa (siempre de forma delicada, acorde con estas fiestas).

No decepciones a tus contactos con felicitaciones engañosas. Limítate al asunto de tu email y regálales esa sensación cálida que les haga sentir que son especiales para ti. Esta muestra de cercanía fidelizará a tu comunidad, te dará notoriedad y consolidará tu imagen de forma positiva. Como avanzamos, las ventas vendrán después.

 

  1. Una para todos, pero diferente

Ya que te pones, hazlo bien. Esas horas que has dedicado a plantear toda la estrategia y a materializarla en una felicitación de Navidad única, que no se queden en tu círculo cercano. Busca emails antiguos, descarga tu base de datos de LinkedIn y recupera contactos de proyectos pasados y futuros para engordar tu agenda, actualizarla, y retomar el vínculo. Quién sabe, seguro que algo rascas.

Te recomendamos que agrupes tus contactos en conjuntos de interés distintos (clientes, potenciales clientes, proveedores…) y adaptes tu felicitación a cada uno. Cuanto más exhaustivo, mejores resultados conseguirás. El objetivo es que aquella persona que reciba tu correo se sienta única y te relacione con algo positivo.

 

  1. Tu excusa para trabajar el Networking

Aunque todos tus contactos merecen que les dediques el mismo tiempo y entusiasmo, cierto es que siempre hay algunos con los que querríamos tener más contacto, o simplemente tener contacto. La felicitación es la mejor excusa para estrechar relaciones y hacer nuevas.

Dedica un ápice más de esfuerzo a desarrollar tu networking con los contactos que más te interese. Deséales éxitos y, si se da el caso, pregúntales acerca de su situación profesional. Puede que te den alguna pista sobre algún proyecto en el que podrías tener cabida. Tu objetivo en este caso es, sin duda, conseguir una reunión en persona.

 

La felicitación de Navidad, como cualquier otro comunicado, puedes convertirla en una campaña estratégica para mejorar los resultados de tu empresa. Si quieres desarrollar acciones de marketing para tu negocio, contáctanos. Nuestros profesionales diseñarán una estrategia adaptada a tu empresa.