Cómo aprovechar el networking

Pone en común a empresarios, autónomos y emprendedores. Nos referimos al networking profesional, una acción que da lugar a encuentros con potenciales clientes, partners, mentores, e incluso socios capitalistas. Todo ello, además, en un entorno relajado, distendido y fuera de los despachos. Sin embargo, en muchas ocasiones no le sacamos todo el jugo.

 

El networking es una de las mejores vías para que profesionales con el objetivo de promover proyectos se conozcan. Empezó en lugares en los que convivían varias empresas, como coworkings e incubadoras de empresas… Pero su éxito llevó a que actualmente compañías, entidades y asociaciones organicen regularmente eventos en torno a hacer networking.

 

Si no queréis perder ni una sola oportunidad de negocio, os dejamos algunos consejos para sacarle todo el rendimiento posible al networking. Muy atento sobre todo si eres nuevo en este tipo de encuentros.

 

Ves pronto y márchate tarde

Solemos ser poco puntuales por regla general, y más aún cuando se trata de eventos que no tienen un programa que marque su desarrollo. Sin embargo, intenta ser puntual si se trata de un encuentro de networking. Cuando eres de los primeros tienes la oportunidad de hablar con los organizadores, darte a conocer y averiguar acerca de la lista de invitados. Esto te dará ventaja a la hora de saber a quién contactar. Ten en cuenta que si llegas tarde la gente ya habrá entablado debates, y te costará más añadirte. Por la otra parte, no escatimes en minutos y dedica el tiempo que necesites a conocer a todos los invitados que te interesen.

 

Márcate objetivos estratégicos

Si bien los encuentro de networking giran en torno a un sector o a un tema en concreto, puedes tener una idea sobre qué quieres conseguir durante el evento. Establece una lista de prioridades según la etapa profesional en la que te encuentres. Si vas porque empiezas un negocio, tal vez busques profesionales del sector para conocer su realidad o invitarles a ver tu prototipo. Mientras que, si eres un inversor, puede que prefieras conocer emprendedores con talento que desarrollen ideas nuevas.

 

Nunca llevarás suficientes tarjetas de visita

Son tu munición para asaltar a las personas de las que te interesa conseguir sus contactos. Y, aunque seguramente puedes encontrarlas en LinkedIn, serán la excusa perfecta para romper el hielo y entablar una conversación durante unos minutos. Te aconsejamos que lleves un buen número, pues a medida que te sueltes las irás repartiendo más rápidamente. Pese a ello, si por casualidades vas escaso de tarjetas, escoge bien a quién se las entregas. No es cuestión de que las des como si repartieras flyers. En tema de hacer contactos, prioriza la calidad a la cantidad.

 

Prepara un ‘pitch’ claro, breve y conciso

Te verás rodeado de muchos contactos interesantes para tu idea, pero el tiempo apremia. No te quedes divagando en torno a un tema con una sola persona. Aprovecha el encuentro y dedícate a conocer al mayor número de invitados posible. Para ello estructura un discurso atractivo y animado, de no más de 1 o 2 minutos. En ese tiempo debes explicar tu empresa y qué puedes ofrecer a quien trabaje contigo. Con unos 10 minutos de conversación, ya deberías saber si esa persona es un contacto útil o no. Si es así, procura conocer sus principales necesidades para plantearle propuestas más adelante.

 

Una conversación inacabada es una oportunidad

Piensa en hacer networking como en una primera toma de contacto. La relación que se desarrolle posteriormente la debes trabajar más adelante. Así que, a no ser que estés teniendo una conversación realmente productiva, puede que te interese más dejar un debate abierto. Es más, así te estás preparando una excusa para contactar posteriormente a esa persona. Deja para entonces profundizar acerca de vuestra posible colaboración. Eso sí, ¡el siguiente encuentro en su despacho y con propuestas claras plasmadas sobre el papel!

 

Hacer networking también es trabajo

Aunque este tipo de encuentros se caracterizan por ser amenos y lejos de la presión de las oficinas, realmente es parte del trabajo. Una vez allí representas a una empresa (seguramente la tuya propia) y, como tal, debes mantener las formas como si tuvieras una reunión con la junta de accionistas. Procura vestir adecuadamente según el evento y no te enganches a la mesa del cáterin. Mejor come algo antes de ir y que no te pillen siempre con la boca llena.

 

Estos consejos te ayudarán a la hora de adentrarte en la jungla del networking. Trabaja cada uno de estos puntos para que tu puesta en escena sea impecable y logres convencer de que tu proyecto es el que merece todo el apoyo. También puede que quieras organizar tu propio encuentro de networking para impulsar las relaciones que tu empresa tiene con su comunidad. ¡No esperes más y sal a por tus contactos!